Dos piezas de la FUNDACION FCNSdlA en la exposición “GALICIA Un relato no mundo”

Ayer día 14 de Noviembre  fue inaugurada la exposición titulada “Galicia un relato no mundo” en la que dos piezas de nuestra Fundación están expuestas. La inauguración corrió a cargo del Comisario de la Exposición  D. Manuel Gago y remató las intervenciones D. Alberto Núñez Feijoo.

Las dos piezas programadas son Sta Catalina una de las cinco obras de Andrea del Sarto que se exponen en nuestra pinacoteca y el Juicio Final de Giovani Bernardino Azzolino.

Testigo y presente en la inauguración de la muestra os adjunto algunas fotos de la instalación de nuestras obras.

DOS OBRAS DE LA COLECCIÓN DE LA FCNSdlA SALEN DE MONFORTE

Con motivo de la próxima exposición en el Museo Gaias de Santiago de Compostela, “Galicia, un relato no mundo”, dos de las pinturas de nuestra colección salen para formar parte de dicha muestra.

La semana pasada fueron descolgadas y embaladas para su transporte a Santiago de Compostela.

La exposición que con el nombre de “Galicia, un relato no mundo” retende calentar motores para los eventos del Xacobeo 2021.

Las obras seleccionadas han sido Sta Catalina de Andrea del Sarto y El Juicio final de Giovani Bernardino Azzolino

La copia de Van der Goes de la Adoración de los reyes Magos, que había sido programada en un principio fue posteriormente descartada por tamaño y por razones técnicas.

Deseamos un gran éxito a la muestra.

JUAN DE TOLOSA S.J.

Tolosa, Juan de. Salamanca, 1548 – Monforte de Lemos (Lugo), 1598. Jesuita (SI), aparejador, arquitecto.

Contaba con una vinculación artesanal en su familia, hallándose emparentado (Gutiérrez de Ceballos no se atreve a precisar si eran padre e hijo o incluso hermanos) con el aparejador del Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, Pedro de Tolosa, un maestro que introdujo la influencia de aquella obra filipina en el estilo arquitectónico de la zona vallisoletana.

Juan podría haber trabajado con él, incluso, antes de su entrada en la Compañía de Jesús, en la ciudad de Salamanca, en noviembre de 1572. No habría de ser el único miembro de su familia que entró en este instituto religioso, al haberlo seguido su hermano Esteban, diecinueve años menor que él. Sin embargo, su primer oficio como jesuita fue el de cocinero, para vincularse un poco más tarde al de carpintero y ensamblador.

Trabaja en Monforte en lugar de Andrés Ruiz, que se encontraba ausente de la fábrica en repetidas ocasiones (probablemente por la realización del Seminario de Lugo), nombran al jesuita Tolosa en 1593 maestro mayor de las obras del Colegio. Tolosa será el que transforme la idea en materia a partir de 1593 dirigiendo a un gran número de maestros de obras y cantería. Aunque Ruiz vuelve a la fábrica y firma las trazas de los anexos a la fachada en junio de 1594 a instancias del Cardenal, que estuvo de julio a noviembre de ese mismo año en Monforte de Lemos, no se llevó a cabo exactamente esto sino que se modificaron los añadidos en base a una nueva traza que responde a la Traza Universal que Tolosa propondrá al Cardenal, y que llevará a modificar todo el sistema planimétrico para aportarle un nuevo significado y simbolismo al Colegio.

Que hubo un cambio radical entre lo proyectado inicialmente por Ruiz y lo que Tolosa materializó, queda patente en la “Tasación de lo obrado y cláusulas para la prosecución del Colegio de Monforte de Lemos”  que el propio Tolosa realiza en 1598, en la que dice: “no se ha guardado la traza en que se les remató sino que todo sea removido y vuelto a otra forma”. Tanto lo realizado hasta el momento como lo pendiente por realizar se modificó, y ello se irá desgranando a lo largo del trabajo.

La peste llegó en 1599 a Monforte, mermando cuantiosamente tanto a las compañías de operarios como a la comunidad religiosa, siendo Tolosa una de sus víctimas.

LA TIENDA DE LA FUNDACIÓN

Hemos incluido en el menú de nuestra WEB un acceso a nuestra tienda virtual. Por ahora, no hay nada más a la venta que el libro del P. Esteban, 2ª Edición. En breve pondremos a la venta algún recuerdo del Colegio. Desde ese menú tendrás acceso a la tienda y al carrito.

Libro del P. Esteban

Por tanto si quieres un ejemplar del libro del P. Esteban titulado “COLEGIO DE Nª Sª DE LA ANTIGUA” puedes COMPRARLO a través de nuestra tienda y en breve te lo enviaremos a casa.

Esta opción será buena para los exalumnos y otras personas interesadas en nuestro Colegio, su historia, su edificio… y que no viven en Monforte.

VALERIO CIOLI

Valerio Cioli, también llamado Cigoli o Giogoli  nació en Settignano (Italia) en 1529 y muere en  Florencia en  1599, un año antes que el cardenal Rodrigo de Castro) fue un escultor italiano de época manierista.

Su obra más famosa es la Fontana del Bacchino del Giardino di Boboli, cerca de la entrada de la piazza Pitti de Florencia. Representa a un bufón de la corte de Cosme I de Médici, irónicamente llamado nano Morgante (por Morgante, el gigante del poema de Luigi Pulci), desnudo y sentado sobre una tortuga como un Baco ebrio. En el mismo jardín se hallan otras dos obras de Cioli en colaboración con Giovanni Simone Cioli: el Uomo che vanga (“hombre que cava”) y el Uomo che scarica il secchio in un tino (“hombre que vacía el cubo en una tina). También entre otras piezas conocidas está la alegoría de la escultura nada menos que en la tumba de Miguel Ángel.

De este famoso escultor tenemos en nuestra iglesia de Monforte el cristo en mármol que fue regalado al Cardenal Rodrigo de Castro por Felipe segundo. Hoy traemos esta entrada en nuestra página pro haber fotografiado la firma de Cioli, en el paño de pureza del Cristo, cuatro fotos que nos dan un mensaje completo: VALERIUS CIOLIS· F· MDVC Que bien podemos entender como De Valerio Cioli. Hecho en 1595.

VERMUNDO RESTA

Nació en torno a 1555 en la ciudad italiana de Milán, en la provincia de Umbría. Sus padres fueron Alejandro Resta e Isabel Milach. Se trasladó a Sevilla en 1585 con el cardenal Rodrigo de Castro.

Las primeras obras documentadas, aunque desgraciadamente desaparecidas, fueron los hospitales sevillanos del Espíritu Santo y del Amor de Dios para los que dio trazas entre 1587 y 1588, concluyéndose ambos en 1602. Fueron encargados expresamente por el cardenal Rodrigo de Castro que estuvo al frente del arzobispado hispalense desde 1582 a 1600.

Fue nombrado maestro mayor del Arzobispado de Sevilla en 1588. Entre 1601 y 1603 realizó algunas obras menores y algunos encargos para el Alcázar​ y en 1603 fue nombrado maestro mayor del mismo.1​ El papel de este milanés pudo haber sido el de proyectar solamente la fachada de la iglesia, puesto que su composición, órdenes y motivos decorativos de progenie italiana se desmarcan claramente del resto de la fábrica que sigue la concepción manierista clasicista. Su diseño no se corresponde a la línea que siguieron Ruiz, Tolosa o Monasterio. Por otra parte las acroteras y pirámides de remate son seguramente diseños añadidos a posteriori por los maestros que trabajaron en la fábrica..   A su autoría como trazador de la fachada de la iglesia le ayuda el hecho de que él no llegó a Monforte hasta el verano de 1593, exento por lo tanto de controlar el acopio de materiales y la realización de los cimientos, y a partir de entonces permaneció 15 meses, tiempo suficiente para por lo menos dejar planteados todos los detalles de la fachada, que no se sabe cuando se terminó, pero sí se sabe que fue antes de 1598, puesto que por entonces la fachada del Colegio estaba rematada como se expone en la tasación de Juan de Tolosa.

EL LIBRO DEL P. ESTEBAN AHORA EN VERSIÓN KINDLE, a la venta para libros digitales

2ª EDICION EPUB

Con la intención de dar mayor divulgación al trabajo del P. Este4ban Martínez y con la función de ayudar a los proyectos de la Fundación hemos puesto a la venta en versión Kindle, para libros digitales el libro de la 2ª edición de la Historia del Colegio de Nª Sª de la Antigua. Esperamos que muchos y buenos lectores se bajen su ejemplar para poder conocer un poco más la historia de este que pronto será un nuevo edificio BIC de Monforte de Lemos. Dejamos aquí el enlace para poder acceder a dicha versión.

DOS GRANDES ARQUITECTOS RENACENTISTAS EN MONFORTE

En 1594 el Cardenal Rodrigo de Castro decidió ampliar las trazas originales del colegio con dos ampliaciones a ambos lados de la fachada junto a las torres de las esquinas. Para ello se harán presentes en Monforte dos grandes arquitectos renacentistas de uno español, el jesuita Andrés Ruiz y otro italiano Veremondo Resta, coincidiendo en la ciudad de Lemos con el Cardenal.

Colegio del Cardenal con las ampliaciones exigidas por el Cardenal en 1593

Este año, el Cardenal decide emprender un viaje a Galicia para cumplir con el Jubileo y, al mismo tiempo, solucionar distintos asuntos concernientes a la fundación y a los trabajos que se van realizando en su magna obra. El 22 de mayo parte de la ciudad hispalense con dirección a Madrid, entre sus acompañantes viene el arquitecto Vermundo Resta. Una vez en esta ciudad tiene lugar la firma de la escritura de la fundación, fechada el 11 de junio. Puede resultar extraño, pero la puesta en práctica de las obras precede a la confirmación de la fundación. A principios de julio del 1594 reanuda su viaje a Galicia. Con anterioridad, el arquitecto milanés ha tenido que partir hacia Monforte porque el 11 de junio asiste a la obra por orden del Cardenal.

Así se vería el Colegio del Cardenal sin las ampliaciones exigidas por el Cardenal en 1593

Este mismo año vuelve haber constancia de la presencia del jesuita Andrés Ruiz en Monforte desempeñando nuevamente el cargo de maestro mayor y «visten de la obra. Este maestro en compañía de Vermundo Resta y, posiblemente, a instancias de D. Rodrigo, todavía en Madrid, añaden a la traza original dos «partes de quartos», que hande ir arrimados a las torres de la fachada principal, por orden del Cardenal. El contrato de esta obra se realiza el11 de junio con los maestros de cantería Pedro de Marlote y Juan de la Sierra.

EL MONASTERIO DE SAN VICENTE DEL PINO FACILITÓ LA FUNDACIÓN DEL COLEGIO DEL CARDENAL.

Monasterio de San Vicente del Pino

A la luz del trabajo titulado: “La villa de Monforte a la luz del Catastro de Ensenada (Parte I) “Un ejemplo de capital de un Estado señorial”” de Rosa Mª Guntiñas Rodríguez, y concretamente, en lo referente al Colegio del Cardenal se da noticia de los primeros documentos que datan de enero de 1592 y hacen referencia a cinco ventas de terrenos (viñas, huertas, “leiras” o fincas)  de particulares (un platero, un sastre del “Arrabal” y un vecino de “Remberde”) y de unas casas de Francisco Díaz y Francisco Rodríguez, que les habían aforado el monasterio de S. Vicente del Pino pero que “el conde de Lemos (…) en nombre de dicho señor Cardenal nos ha pedido le vendamos y el monasterio ha accedido para edificar un Colegio de la Compañía de Jesús (…) en la puente de S. Lázaro (…) en donde se va a leer gramática”.

Monasterio de San Vicente del Pino

Documentos que ponen de relieve, una vez más, que el monasterio de S. Vicente del Pino habría facilitado, como hará en el caso del Convento de las Clarisas, la construcción del Colegio. Compras que se complementan en febrero de 1593 con una donación de un terreno por parte del Concejo para que el Colegio “tuviese en la fachada y delante plaza” 190 fundándose en julio del mismo año el Colegio “cuya advocación ha de ser (…) Nuestra Señora de la Antigua” 191 lo que parece contradecir lo recogido en la Relación condal de 1741.

Monasterio de San Vicente del Pino

La promoción del curso 1966-1967 se reunió en Agosto, en Monforte, para recordar viejos tiempos…

Antiguos alumnos de los Escolapios, en el cincuenta aniversario de su promoción

Con motivo del cincuenta aniversario de la promoción del curso 1966-1967, un grupo de ex alumnos de los Escolapios de esa generación volvieron a reunirse ayer. En total, asistieron al encuentro cerca de cuarenta antiguos estudiantes del colegio.

El programa comenzó a las once de la mañana con una visita guiada al colegio del Cardenal. A las doce los asistentes se desplazaron hasta la bodega Abadía da Cova, en O Saviñao. Tras degustar un vino regresaron a Monforte, donde tenían programada la comida a las tres de la tarde en el Hotel Cardenal.

La idea surgió de Benxamín Macía y Jesús Ovidio Pérez Reñones, los impulsores de este encuentro. «Hai dez anos ocorréusenos a idea de vernos. Levábamos corenta anos sen saber nada os uns dos outros, así que decidinme a intentar localizalos a todos aínda que foi difícil. En 2007 fixemos a primeira xuntanza», explica Benxamín Macía.