Un magnífico elemento… semioculto.

D. Miguel Angel Feal, estudioso de las trazas originales de nuestro edificio, tratando de la cúpula, afirma: “Al igual de El Escorial y de tantas otras iglesias españolas de su tiempo, sean ya de planta de cruz latina, rectangular, o de larga nave basilical cubiertas con una cúpula en su crucero o parte correspondiente, la iglesia de la Compañía de Monforte, no ofrece al que se aproxima a su fachada una visión completa de este importante elemento de su arquitectura. Su consecuencia es inherente a la profundidad de su única nave. El origen del tipo monfortino es el italiano de la Contrarreforma que intentó conciliar la iglesia de una nave profunda y de salón con la cúpula empleada a la manera de cimborio en las iglesias medievales españolas y languedocianas”. La espléndida cúpula de Monforte es característica de estos modelos. En el interior del templo cumple su función perfectamente. En el exterior no se puede contemplar en todo su esplendor, a no ser desde muy lejos, que es cuando cobra sus completas proporciones”.

De cerca la cúpula queda siempre oculta por el propio edificio
De lejos puede apreciarse la cupula en todo su esplendor
Vista aérea de la Cúpula