DE COMO SE SALVÓ LA INSCRIPCIÓN DE LA PUERTA DE LA IGLESIA DE NUESTRO COLEGIO

Hace días hablábamos en una entrada de esta WEB de la inscripción que hay sobre la puerta de la iglesia. Añadimos algo sobre ella que puede resultar de interés para nuestros lectores.

Tras la expulsión de los Jesuitas de Monforte por orden de Carlos III, el Fiscal de Su Majestad Don Pedro Rodríguez Campomanes, ordenó que se borrasen, todas las armas emblemas y símbolos de la Compañía de Jesús, con la obligación de poner en su lugar las “Reales Armas de la Corona”.

Era, por entonces, Corregidor de Monforte D. Bernardo Cayetano Losada y Somoza, quien fue comisionado por el Gobierno para ocuparse de los asuntos de esta “Real Casa de Educación” y asumió con empeño el encargo de hacer desaparecer los escudos, emblemas y símbolos de la Compañía que borró…

  • el anagrama de los jesuitas de las dos puertas principales de la fachada,
  • de la parte superior interna de las puertas que comunican la iglesia con los dos claustros,
  • del altar mayor
  • del púlpito
  • y de cuatro rosetones de la bóveda del claustro principal.

Existe una tradición entre los monfortinos, según la cual este Comisionado del Gobierno, después de borrar todas las insignias de los jesuitas que pudo, quiso, incluso, borrar la inscripción que existe, aunque un poco deteriorada, sobre la puerta principal de la iglesia, pero, cuando empezaba su obra destructora, un señor del pueblo, al ver lo que quería hacer el Comisario, no pudo contener su indignación, se acercó resuelto a impedírselo, tirando de la escalera donde se encontraba subido, ocasionándole una estrepitosa caída, con gran daño de su integridad física.

Ante este hecho, se dividieron las opiniones en dos bandos contrarios y se produjeron algunos desórdenes, pero la inscripción no llegó a borrarse, pudiéndose apreciar, todavía, algún desperfecto ocasionado en tal intento.