ALGUNAS CURIOSIDADES DEL COLEGIO

Nos cuenta el P. Esteban Martínez, en su libro sobre el Colegio de Nª Sª de la Antigua que para la buena organización y marcha del Colegio, tras la expulsión de los PP. Jesuitas de Monforte por orden  de Carlos III, la Señora Condesa de Lemos, Dª Rosa María de Castro, encargó a su confesor, Doctor D. Melchor Borruel, la elaboración de unas “Constituciones o Reglamentos”, que sirviesen de norma y guía para el desarrollo de la vida escolar. Supo reflejarlos en los 34 capítulos de que constan dichas “Constituciones o Reglamentos”. Llaman la atención por su rigidez y exigencias, que, para una mentalidad moderna, parecerían demasiado rigurosas y casi inhumanas, pero era lo usual en aquellos tiempos.

Para ilustrar lo dicho, copiamos algunas de las disposiciones que más reflejan la mentalidad de los tiempos en que se escribieron.

En el capítulo segundo se contienen las obligaciones de los alumnos, tanto internos como externos, dice así:

1°) Los niños de las Escuelas, los Gramáticos, los Filósofos y Teólogos concurrirán todos los días a los ejercicios literarios a las horas señaladas, y con la mayor puntualidad, a la Misa del Seminario, así los días de estudio como los de fiesta y feriados.

2°) Al toque de oraciones se recogerán a sus casas y no volverán a salir de ellas hasta el día siguiente; no ocurriendo alguna urgencia que lo haga preciso e indispensable.

3°) Se les prohíbe rigurosamente todo juego de naipes; tabas y dados; y sólo se les permite que; en los días de fiesta y feriados; por la tarde; puedan divertirse a juegos lícitos y honestos en el Campo del Colegio y no en otra parte.

4°) Se les veda; igualmente; la entrada en tabernas; hornos y casas sospechosas.

5°) Asimismo; se les prohíbe tener perros de caza; escopetas; pistolas y cualquier otro género de armas.

Como vemos las preocupaciones de aquellos tiempos eran otras pero se ve la preocupación por el bien de los alumnos y sus buenas costumbres….

CUENTAS DE LA FCNSdlA EN 2020

Acabando de contabilizar las cuentas de la FCNSdlA arrojan el siguiente balance de ingresos y gastos, aunque hacemos notar los 11.309,16 € que la fundación aportó de sus fondos propios para afrontar los gastos del pasado 2020.

Queremos agradecer a cuantos han realizado donaciones su esfuerzo y su interés por mantener el patrimonio cultural y la calidad educativa del Colegio PP. Escolapios.

Cercanía del Cardenal Rodrigo de Castro a Felipe II

Busto do Cardeal. Parque do Cardeal. Monforte de Lemos

A partir de 1546, Rodrigo de Castro vivió bajo la protección de su hermano, Pedro, que había sido promovido al obispado de Salamanca y que en 1548 fue designado capellán del todavía príncipe Felipe. Esto permitió a Rodrigo de Castro formar parte del séquito del futuro monarca, que en aquel año inició un gran periplo triunfal por los territorios del Imperio.

Volvió a acompañar a Felipe II  en 1554, cuando viajo a Inglaterra, con motivo del matrimonio del Rey con la reina María Tudor. Al año siguiente marchó a Roma, comisionado —en calidad de secretario de la cifra— para ayudar a su otro hermano, Fernando Ruiz de Castro, marqués de Sarria, en su difícil pero exitosa embajada ante Paulo IV. En 1559, acreditado como hábil diplomático, regresó a España y recibió las órdenes sacerdotales en Cuenca. Poco después participó directamente, como consejero del Supremo Consejo de la Inquisición, en el largo proceso contra el arzobispo Carranza, arzobispo de Toledo.

Príncipe Felipe, futuro Felipe II

A finales de 1564, fue comisionado por Felipe II para gestionar en Roma la autorización que permitiera dictar la sentencia a la propia Inquisición.

Tras varios meses de gestiones estériles, Rodrigo de Castro optó por sugerir una solución intermedia: el envío de un legado especial con amplios poderes, que sentenciara a Carranza en España.

Sus buenos oficios resultaron determinantes para alcanzar la concordia otorgada en Elvas, en la víspera de Navidad de 1580. Poco después, Rodrigo fue propuesto para regir la archidiócesis de Sevilla; pero antes de posesionarse de la misma debió atender una nueva comisión real: recibir en Barcelona a la infanta María, viuda del emperador Maximiliano II, y acompañarla después hasta Lisboa, donde Felipe II había previsto esperarla. Tras cumplir el encargo, en el que invirtió buena parte del año, Rodrigo todavía permaneció en Lisboa por espacio de nueve meses, interviniendo como testigo al propio tiempo en el proceso que se le siguió a Antonio Pérez, antiguo secretario real.

Felipe II

En el verano de 1598, Rodrigo de Castro se trasladó a la Corte, atendiendo a la llamada de Felipe II, quien falleció al poco de su llegada. En Madrid permaneció todavía varios meses y a comienzos de año se trasladó a Valencia, pues el difunto monarca le había comisionado para recibir en Vinaroz a la futura reina Margarita.

El Cardenal de Castro regresó a Sevilla a mediados de mayo, el cardenal Rodrigo de Castro, cuya vida se apagaría al poco de su regreso a Sevilla, destacó como desprendido protector de literatos y artistas, pero su memoria pervivió sobre todo por sus gestos y fundaciones, todas generosamente dotadas. Son bien conocidas en Sevilla las del Recogimiento de niñas perdidas y la Limosna anual para presos pobres, así como el amparo que prestó a los colegios de San Hermenegildo y San Gregorio y a otras fundaciones jesuitas en Jerez y Écija. Pero más que éstas destacaron las que beneficiaron a su Monforte natal; aquí concluyó el convento franciscano fundado por su abuelo, el conde Rodrigo Osorio, y continuado por su madre, la condesa Beatriz, que falleció sin verlas rematadas

D. Rodrigo Cardenal de Castro

En 1593 fundó además el magnífico Colegio de Nuestra Señora de la Antigua —más conocido como del Cardenal—, que fue su gran proyecto y cuya gestión dejó confiada a la Compañía de Jesús. Falleció el 18 de septiembre de 1600. Fue enterrado en la catedral de Sevilla y posteriormente, en 1603, de acuerdo con lo expresado en su testamento, que había otorgado el 12 de agosto de 1598, sus restos fueron trasladados a la iglesia del colegio monfortino que había dejado fundado.

MONFORTE YA SUFRIÓ UNA GRAN EPIDEMIA EN 1598

En el libro que el P. Esteban Martínez escribió sobre el Colegio de Nª Sª de la Antigua da noticia de una epidemia que afectó severamente a las obras. Nos lo cuenta así:

“continuaron las obras, a principios de 1598, bajo la dirección de Juan de Tolosa; pero, pocos meses después, sufrieron otra paralización, tal vez debida a la escasez de operarios causada por una terrible epidemia que, procedente de Francia, se extendió por España rápidamente, revistiendo una mayor gravedad en Santander y Galicia. De esta comunidad de jesuitas murieron seis, entre ellos el Rector, P. Juan Sa, y su sucesor, el P. Juan de los Cobos, “aficionado y entendido en arquitectura, quien no se contentaba con animar a los trabajadores, sino que él mismo trabajaba para que se pudiese utilizar el Colegio cuanto antes. Otros marcharon, después de resistir algún tiempo, quedando, únicamente, durante dos o tres meses, el H° Valentín Rodríguez, custodiando la casa y demás bienes, en compañía de unos perros.”

Así encontramos noticias sobre esta epidemia de la que se dijo.

«La ronda de pan y huevo», obra pintada hacia 1624 por Luis Tristán (1585-1624) – Museo de Santa Cruz. Al parecer referida a la epidemia de 1598 en Toledo.

“Partiendo del Cantábrico, la peste asoló Castilla entre 1598 y 1602, siendo más virulenta en el norte y el oeste peninsular. Historiadores como Bennassar y Pérez Moreda subrayaron su intensidad, con una mortalidad media superior al 60%, así como sus nefastas consecuencias para el desarrollo económico y el equilibrio social de los vecindarios.” (ABC Toledo 03/05/2020)

“«La peste que azotó Vigo en 1598 solo dejó 22 de las 800 casas existentes sin infectados» Jorge Lamas, Vigo/ La Voz 04/11/2020

Felipe Aira, historiador de Monforte publicó en la Voz de Galicia un artículo al respecto, titulado –Monforte, cerrado a finales del siglo XVI por la peste y una «epidemia de catarro» del que tomamos parte de un documento municipal de la época.

«En la villa de Monforte de lemos a catorce dias del mes de julio del nobenta y ocho años, el licenciado Ruy gomez corregidor desta villa dixo que por quanto las puertas de esta villa y los postillos de la cerca en las partes que estan caidas y la puerta de nuevo se hiço en la puente y otras que estan en Santo antonio estan mal hechas y todo tiene necesidad de repararse de nuevo y de cerrarse del todo algunos caminos para guardedela peste y que no entren en estadha villa y suarrabaldo persona ninguna de los pueblos inpcionados».

Esta epidemia fue culpable de otro parón en las obras de Colegio.

J.A.G.

LOS ESCUDOS DEL CARDENAL RODRIGO DE CASTRO

En la biografía del fundador de nuestro colegio de Monforte, D. Rodrigo de Castro Osorio, nos encontramos las siguientes fechas sobre su carrera eclesiástica:

  • Obispo de Zamora desde 1574 al 1578
  • Obispo de Cuenca desde 1578 al 1581,
  • Arzobispo de Sevilla desde desde. 20 de octubre de 1581 al 20 de septiembre de 1600
  • Cardenal el 15 de diciembre de 1583, siendo ya Arzobispo de Sevilla, nombrado por el papa Gregorio XIII.

Además, miembro del Consejo del Reino de España y del Supremo Consejo de la Inquisición española durante el reinado de Felipe II, que murió dos años antes de que muriese el Cardenal en septiembre de1600.

Como las obras del colegio se comenzaron en 1593, una sencilla comprobación de fechas nos hace ver que cuando se comienza a edificar el Colegio de Nª Sª de la Antigua, su impulsor Don Rodrigo de castro Osorio era ya cardenal desde hacía diez años, arzobispo desde 12 años y obispo 19 años atrás.

Estas fechas no tendrían que ser relevantes salvo porque en la heráldica del Edificio en la que se encuentran varios escudos del Cardenal, nos encontramos escudos que hablan de las tres etapas de la vida eclesiástica del Cardenal.

Escudo episcopal en el interior de la iglesia.
Escudo episcopal en el interior de la iglesia.

Así encontramos escudos del cardenal como obispo, con el cordón que baja del capelo con tres borlas a cada lado. Estos escudos son ocho, cuatro están en las pechinas de la cúpula llevados por ángeles, obra de Francisco de Moure, otros dos en granito están en el propio presbiterio, uno a la izquierda sobre el sepulcro del Cardenal y otro a la derecha, sobre el cuadro de Nª Señora de la Antigua tras el que está el sepulcro de su madre la condesa de Lemos Beatriz de Castro “A Fermosa” (1480 – 1570). Los otros dos escudos, en nogal, coronan el retablo de Moure en el ático del mismo, uno a derecha y otro a la izquierda.

Encontramos otro escudo, esta vez como arzobispo, es decir con capelo y cordón de cuatro borlas. Se halla en el claustro monumental, en el paño sur, haciendo juego con otros tres escudos: casa de Alba, en frente del escudo del Cardenal; Casa de Lemos al poniente y el escudo de la Orden de los PP. Escolapios a levante.

Escudo Arzobispal de 4 borlas en el Claustro Monumental

Junto a estos, otro magnífico escudo, esta vez cardenalicio, con capelo y cordón de cinco borlas que se alza magníficamente tallado en la piedra granítica de la fachada sobre la puerta de la iglesia y bajo el imponente escudo del Rey Felipe III, rodeado con el toisón de oro con su vellocino colgante.

Hay muchas preguntas sin responder ante esto. ¿a qué se debe que todos los escudos no sean los que le correspondían como cardenal.?  ¿Esa distribución es intencionada? ¿Qué intención había tras la distribución?

Yo pienso que el mensaje que quiso mandar el Cardenal Rodrigo de Castro es sencillo y simple y triple:

  • Para la iglesia soy obispo – que es el mayor grado del orden sacerdotal- Por eso mismo los ocho escudos episcopales se encuentran dentro de la iglesia.
  • Para el palacio soy arzobispo. El escudo arzobispal se encuentra en el claustro monumental, la zona de vivienda de la comunidad religiosa. Ya que ser Arzobispo no es más que un nombramiento de tipo administrativo-gerencial, un arzobispo no es más que “un coordinador de obispos”, pero ser arzobispo no suma nada a ser obispo en cuanto al sacramento del orden.
  • Para el mundo soy cardenal. Por eso el único escudo cardenalicio aparece en la fachada, en el centro, bajo el del rey. Es un título principesco, un Cardenal es un funcionario de la Iglesia Católica, miembro del Colegio Cardenalicio del Vaticano. Su principal función, consiste en ayudar y aconsejar al Papa en sus decisiones y propósitos a cumplir. El título de Cardenal es impuesto solo por el Papa y representa una de las más altas investiduras en la iglesia católica apostólica y romana.

La etimología de la palabra Cardenal nos describe perfectamente cuál es su función, pues proviene del latín “Cardo” que significa “Bisagra o Punto de apoyo“. El eje sobre el cual gira todo el peso….

J.A.G.

ANÁLISIS DE LA DEDICATORIA EN LA FACHADA DEL COLEGIO DE LOS ESCOLAPIOS

En el centro de la fachada y sobre la puerta de la iglesia se halla la dedicatoria que pretende explicar la existencia y destino del Colegio de Nª Sª de la Antigua. La inscripción reza así:

RODER, CARD´DECASTRO AR
CHEP HSPS TEMPLUM VIRGI
NI MAR COLEG SOCIET.JES. IN M
USZUM IVVET. UT DOTAVIT.

El P. Esteban en su magnífico libro sobre el colegio de Nº Sª de la Antigua hace la siguiente traducción:

El Cardenal D. Rodrigo de Castro; Arzobispo de Sevilla, dona a la Compañía de Jesús para uso de la juventud templo y colegio consagrados a la Virgen María.

Esta traducción es algo libre y omite algún elemento y añade otros que en la dedicatoria no aparecen. Así, el tratamiento de “Don” al Cardenal no parece justificarse desde la propia inscripción, así como la “consagración” de templo y colegio a la Virgen María. Tampoco queda aclarada la abreviatura “M” del final de la tercera línea. Se entiende además que por lo reducido del espacio y la visibilidad que ha de tener el texto desde la altura de la calle se omitan algunas partículas y se abrevien palabras, lo que al final acaba provocando la dificultad en la interpretación del texto.

Sobre el “Don” es sin duda un añadido del P. Esteban ya que no aparece en la inscripción ni es habitual anteponerlo al nombre de los cardenales. Igualmente, la idea de la “consagración” del templo no parece estar justificada en el texto.

Sobre la “M” al final de la tercera línea, vemos que va precedida de la partícula IN, que traducida por “EN” nos abre a dos explicaciones:

  1. Puede hacer referencia a un lugar. Si esto es así, la “M” estaría representando un lugar y no cabe otra explicación en este caso que hacer referencia a “Monforte”.
  2. Otra explicación con más posibilidades explicaría la intención de la dedicatoria y tendríamos que ver tras la “M” la palabra latina Memoriam. IN MEMORIAM, esto nos estaría diciendo que la inscripción es una invitación a recordar al Cardenal por lo que hizo.

Por lo tanto, me atrevo a sugerir una nueva traducción de la dicha dedicatoria, que sin variar mucho en lo esencial de lo indicado por el P. Esteban creo que se ajusta más a la literalidad de esta hermosa inscripción en piedra. Sería así:

En latín:

R0DERICUS CARDINAL DE CASTRO, ARCHIEPISCOPUS HISPALENSIS, TEMPLUM VIRGINI MARIAE COLEGIUM SOCIETATIS JESUS IN MEMORIAM USZUM IUVENTUTEM UT DOTAVIT

La primera opción y en el español más entendible y no literal

En memoria de Rodrigo, Cardenal de Castro, Arzobispo de Sevilla, que donó a la Compañía de Jesús el Templo de la Virgen María y el Colegio para provecho de la juventud.

La segunda opción, menos probable, sería

Rodrigo, Cardenal de Castro, Arzobispo de Sevilla, que donó a la Compañía de Jesús en Monforte el Templo de la Virgen María y el Colegio para provecho de la juventud.


HORARIOS SEMANA SANTA 2021 EN LA IGLESIA DEL COLEGIO

JUEVES SANTO

· 19:00 h Celebración de la Cena del Señor
· 20:00 h Hora Santa

VIERNES SANTO

· 19:00 h Santos Oficios
· 20:00 h Viacrucis

SABADO SANTO

La celebración de la Vigilia Pascual será en Santa María de la Regoa. En la Iglesia del Colegio de los escolapios no habrá Vigilia Pascual.

DOMINGO DE PASCUA

· 11:00 h Celebración de la Santa Misa de Pascua
. 12:00 h Celebración de la Santa Misa de Pascua