ESTADO DE LAS OBRAS DE LA IGLESIA

Esta se mana se han finalizado las complicadas obras de recolocación de las piedras de la bóveda del presbiterio de la iglesia, dañada en el terremoto de 1755 y con el consiguiente deterioro de los 266 años posteriores

Ahora las tareas que quedan son de rejuntado de grietas y limpieza, además de instalar los escudos del alto retablo que se desmontaron para permitir las labores en la bóveda y arco trasero. Después habrá de dar una nueva limpieza a todo el retablo. Esperamos que pronto podamos devolver el culto a la iglesia que es su función legítima.

Para ilustrar lo dicho pongo algunas imágenes del estado de la pared y bóvedas antes de la intervención y alguna de cómo van quedando los arcos restaurados.

FOTO. B Se aprecia el bloque descolgado que amenazaba caer
Video en el que se recolocy afianza la piedra de la foto anterior FOTO B

INSCRIPCION FUNERARIA DEL CARDENAL

Estos días hemos instalado en la Pinacoteca la Inscripción Funeraria del Cardenal tras una restauración en la que sobre todo se ha devuelto la fecha original ya que por indicar la fecha de la muerte del Cardenal (MDC), 1600, tapaton parte de la fecha del escrito e instalación del mismo (MDCCCXLIX) 1849.

El texto latino dice:

Emm. ac. Rev. D.D. Roderichus á Castro S. R. E. Presbyter Cardenalis, Archiepiscopus Hispallensis: progenie Magnus, Virtutibus Maximus, meritis optimus: pauperum Parens, literarum amplisimus Protector, hujusce Basilica ac scientiarum scollae munificentisimus Fundator et Largitor, plenus dierum dillectus Deo et hominibus quuescit in pace.
Anima migravitim coelum cinera vero hic sunt. Anno Domini MDCCCXLIX

La traducción al español:

Eminentisimo y Reverendísimo DD. Rodrigo de Castro S.E.R. Cardenal Presbítero, Arzobispo de Sevilla; de gran linaje, el más grande en Virtudes, el mejor en méritos, padre de los pobres, muy magnífico protector de las letras, muy generoso fundador y donante de esta Basílica y de la escuela de ciencias, rico en días, amado por Dios y por los hombres, descansa en paz.
Su alma subió al cielo, pero sus cenizas aquí están depositadas. Año del Señor de 1849

LAS REJAS DE LA CAPILLA DE LAS RELIQUIAS EN SU LUGAR Y COMO NUEVAS

Estos días y aprovechando las obras de restauración de la iglesia se ha procedido a la restauración de la rejería de la Capilla de las Reliquias, del siglo XVII. Esta rejería confeccionada en forja y con las diferentes piezas unidas solamente por remachado, sin soldadura alguna, estaba bastante deteriorada pues los engastes de los barrotes que la componían habían cedido, las rejas estaban descolgadas y con serio peligro de desmontarse por falta de la solidez requerida en dichas uniones.

La empresa Forja de Chago, especializada en restauración de elementos de hierro antiguos, -acaban de restaurar todas las rejas de la catedral de Santiago-, fue la empresa designada para devolver a nuestra rejería su consistencia y su funcionalidad, cosa que se ha hecho con las mismas técnicas antiguas, sin empleo de ningún tipo de soldadura moderna.

Se ha descubierto que antiguamente los barrotes tuvieron elementos dorados, por los restos que quedan del dorado y policromía.

Han restaurado incluso la antigua cerradura, la original llevaba más de un siglo sin funcionar, confeccionando unas nuevas llaves, de aquellas de medio kilo en puro hierro forjado.

Con unas fotos ilustramos la renovación de la rejería, que ha quedado como nueva.

EL POZO DEL CLAUSTRO MAYOR

Por iniciativa de la Fundación CNSdlA se va a devolver, al pozo del claustro mayor, su apariencia documentada en tres fotos de principios del siglo XX o finales del XIX. Al parecer los dos pilares de piedra que pueden verse a ambos lados del pozo sostenían un arco de hierro forjado del que colgaba la polea para elevar el agua con un caldero

En algún momento desapareció dicho herraje quedando el pozo desangelado y con apariencia de incompleto. La Herrería de Chago, de Santiago de Compostela, que acaba de restaurar las rejas del XVII de la Capilla de las Reliquias, se va a encargar de elaborar dicho herraje.

Ilustramos esta noticia con una foto actual el estado del Claustro Mayor en el que se ve la situación del pozo y las fotos de principios del siglo XX en donde se puede apreciar el herraje objeto de esta noticia.

LAS OBRAS CONTINÚAN

Tras poner un andamio provisional para cubrir el retablo mayor de la Iglesia, se ha desmontado para dar paso a otro andamiaje más robusto que será el encargado de soportar toda la bóveda del presbiterio con el fin de poder recolocar las piedras de la misma que estaban en peligro de caer.

Con unas fotos ilustramos el estado de las obras a día de hoy.

SE REACTIVAN LAS VISITAS A NUESTRA WEB

Desde hace unos días venimos observando el incremento de visitas a nuestra WEB, Podemos deducir que está creciendo el interés por lo que puede ofrecer el Colegio del Cardenal al turismo y de ahí la consulta a nuestra página WEB, de la que ofrecemos las visitas habidas y los países de procedencia en estos días, quizás preparando alguna visita veraniega a Monforte y su magnífica oferta turística: paisajística, enológica, gastronómica y cultural . Podemos ver que se afianza claramente el turismo interior.

SORPRENDENTES ESCRIBANOS

En el Archivo de la Fundación, podemos encontrar mucha documentación de los siglos XVI y siguientes. Entre ellos hay uno que llama la atención, se trata de un documento de venta de una viña fechado en 22 de octubre 1576, que se vendió por setenta ducados.

Lo curioso de esta escritura es el cuidado de la presentación que escribano (notario) que dio fe de ella. Dibujó una letra E mayúscula, capitular, a pluma y tinta y en ella puso el martirio de San Sebastián o (S. Bastiano) como el mismo escribano consignó en la parte alta de la letra E.

Sorprende la letra también que a pesar de estar ya en pleno renacimiento guarda mucho de la letra gótica empleada hasta mediados del siglo anterior..

Ilustramos esta entrada de nuestra página WEB con una foto de la capitular y primeras líneas de dicho documento y una foto de dos ducados o doblón, de la época.

Comienzo de la escritura de 1576 de venta de una viña
Moneda de dos ducados de Felipe II de 6,40 gramos de oro
Moneda de dos ducados de oro de 1578 de unos 6,40 gr de oro
Moneda de Medio Ducado de plata
Moneda de medio ducado de plata de Felipe II

NUEVA INCORPORACIÓN A LA COLECCIÓN ARQUEOLOGICA DE LA FCNSdlA

Hace pocos días se ha incorporado a la colección Arqueológica de la Fundación una pieza sorprendente y culturalmente muy interesante que os invitamos a conocer, aunque solamente sea a través de la información del enlace de esta entrada. El mundo romano cada vez nos va siendo más conocido y su encuentro con alguna de las culturas prerromanas generó visiones de las cosas, del mundo, del hombre que hoy nos pueden sorprender. Os invitamos acceder desde este enlace a la información que a través de un código QR ofrecemos a los visitantes de nuestra exposición.

LA IGLESIA DEL COLEGIO DEL CARDENAL MODELO PARA LA CLERECÍA DE SALAMANCA.

Según sabemos, Simón de Monasterio se comprometió a la obligación contractual de continuar y terminar la «tercia» parte de la Iglesia, es decir la cabecera plana con que se remata la Iglesia, que creemos que tenía que estar terminada antes de 1613, ya que en este año estaban acabadas la cúpula y una de las dos torres, faltando la otra que estaba a punto de rematarse.

La pericia técnica demostrada por Simón de Monasterio en lo que se refiere a la cubrición del espacio mediante bóvedas de cañón y cúpula será resaltada posteriormente en el contrato de otra obra jesuítica, esta vez se trata de la Clerecía de Salamanca; en una de sus cláusulas «se preveía el que Monasterio levantase las bóvedas y el cimborrio del templo, punto en que había demostrado su pericia durante la construcción de los mismos elementos en la Iglesia del colegio de Monforte».

Como vemos el buen hacer de Simón de Monasterio y el magnífico resultado de su labor en Monforte fueron muestra para otro de los grandes monumentos españoles de traza jesuítica,  cuyas obras comenzaron en 1617 bajo la protección de Margarita de Austria, esposa de Felipe III, al parecer como acto de desagravio a la orden por la prisión sufrida por su fundador, Ignacio de Loyola, por la Inquisición en la torre mocha de la catedral de Salamanca. Terminó de construirse es 1754.